Empresarios delinean los focos que tendrá la próxima cumbre de APEC en Chile

By 30 30UTC enero 30UTC 2018eventos

La edición del domingo 28 de enero de El Mercurio publicó una extensa entrevista a los integrantes del capítulo chileno del Consejo Consultivo Empresarial de APEC (ABAC; Richard von Appen, Alberto Salas, Bernardo Larraín M. y Francisco Garcés), al chair de la CEO Summit Chile 2019, Jean-Paul Luksic, y a la directora ejecutiva de dicho evento, Loreto Leyton.

La entrevista, reproducida más abajo, se puede leer en formato sólo texto acá.

 

Capítulo chileno de la ABAC será el encargado de organizar la CEO Summit 2019:
Empresarios delinean los focos que tendrá
la próxima cumbre de APEC en Chile

N. Durante / C. Agurto

Loreto Leyton, Alberto Salas, Francisco Garcés, Richard von Appen, Jean Paul Luksic y Bernardo Larraín conversaron con “El Mercurio” sobre los desafíos que enfrenta Chile, de cara al encuentro de líderes. Convergencia regulatoria es el principal tema.

Aunque la cumbre APEC en Chile será en noviembre de 2019, el grupo de empresarios chilenos encargados de organizar el encuentro con sus pares de la región Asia Pacífico ya está trabajando.

Es la Fundación Chilena del Pacífico, la secretaría nacional del capítulo del Consejo Asesor empresarial de la APEC, o ABAC por sus siglas en inglés (APEC Business Advisory Council), la encargada del trabajo de coordinación, pero además, será Loreto Leyton la directora ejecutiva de la CEO Summit, evento paralelo a la reunión de líderes mundiales y que reunirá a la crème de la crème del mundo empresarial de los países miembros de la APEC. En este grupo se encuentran Alberto Salas, Francisco Garcés, Richard von Appen, Jean Paul Luksic y Bernardo Larraín, quienes se reunieron en “El Mercurio” a definir cuáles serán los lineamientos del encuentro y cuáles deberían ser los ejes. El principal, concordaron, será dejar las bases para que en un trabajo conjunto entre el sector público y privado se lleve adelante una modernización del Estado, con tal de que la convergencia regulatoria de todos los países haga más atractivo a Chile como polo de inversiones.

“Todos los que estamos acá estamos pensando en esto como un servicio país, de cómo ayudamos a que Chile siga siendo miembro de estos clubes tan importantes y que con muchas ganas y fuerza sabemos que están liderando el mundo”, dijo Jean Paul Luksic, presidente del CEO Summit 2019, mismo papel que su hermano Andrónico ejerció en 2004, cuando APEC se hizo en Chile.

Tanto la APEC como la Ceo Summit son desafíos no menores para el país, en términos logísticos y económicos. Llegarán al país delegaciones de las 21 economías miembros de la APEC, lo que bien podría superar las 20.000 personas. En el caso de la cumbre de líderes empresariales, desde ya se está trabajando para traer a los máximos representantes de empresas de nivel mundial. Por ejemplo, a Lima 2006 fue Mark Zuckerberg, fundador de Facebook.

Convergencia para libre flujo de inversiones
Uno de los temas relevantes a ser tratados, según el presidente de la Sofofa y miembro del capítulo chileno de ABAC, Bernardo Larraín, “es la convergencia regulatoria a nivel institucional que finalmente puede el libre comercio ejercer para que haya libre flujo de inversiones”.
En ese sentido, Larraín detalló que “cuando las inversiones llegan al país y se enfrentan a diversas complejidades regulatorias, finalmente por mucho que haya libre flujo de inversiones no terminan materializándose, porque se enfrentan a institucionalidades, cuerpos regulatorios, completamente divergentes y que están cada vez más enfrentando con dificultad los desafíos del siglo XXI”. El líder gremial apuntó que hay que “compatibilizar la participación ciudadana, con cuidado del medio ambiente y también con darle certeza a un inversionista para que en el fondo los plazos y los criterios que define una institución sean más predecibles”.

Richard von Appen, presidente del capítulo chileno de la ABAC, complementó en este punto a Larraín. “Si Chile quiere insertarse y ser plataforma también de inversiones, tenemos que ir aprendiendo de otros países que han avanzado en esto, como Canadá, Nueva Zelandia y Australia. Hay una discusión interna que hoy día tiene bastante entrampadas las inversiones, respecto especialmente de temas ambientales, de comunidades, pueblos originarios. Tenemos que empezar a tomar definiciones porque esta incertidumbre se está reflejando también en los inversionistas. Cuando un proyecto se demora cinco años para que pueda superar todos estos permisos, y como ha ocurrido con algunos que son rechazados, esto trae una incertidumbre enorme. Y va a llevar a que, probablemente, los inversionistas empiecen a ver a Chile con bastante cautela”.

Larraín apuntó en ese sentido a que “la única posibilidad, en el fondo, para realmente subir el umbral de crecimiento es reactivar la inversión, y para reactivar la inversión hay que abordar el sistema de impacto ambiental seriamente”.

Critican los cambios políticos de permisos ya aprobados
Luksic apuntó a la incertidumbre que genera la aprobación en etapas tempranas de ciertos proyectos, que con el pasar de los años o con el cambio de autoridades va mutando. “Cuando ya tienes el máximo de alegría porque te entregan los estudios de impacto ambiental aprobados, ahí no terminó tu problema, tu problema ahora es que los servicios que aprobaron ese estudio te den un permiso sectorial, pero ahí pasan más de dos años persiguiendo esos permisos sectoriales. Tiene que haber una mayor coordinación, algo que al final del día haga que este sea un proceso con una cierta lógica”.

La idea, apuntó Von Appen, es que los proyectos que no se quieran hacer o que el país quiera parar, “los pare desde el principio. Lo complejo es cuando uno ha invertido cientos de millones para que al final te digan no, este proyecto no va”.

Larraín profundizó en ese punto. “No hay proyecto que resista un período de tramitación de ocho años, porque puede que ocho años después pierda sentido. Deben ser dos o tres años, y es perfectamente posible tener plazos más cortos y criterios más predecibles, con participación ciudadana profunda y estándares ambientales. Nosotros no estamos pidiendo que se rebaje el estándar, sino que sea algo que todos sepamos qué es”.

El desafío digital también es un foco para próximo APEC
Otro punto lo agregó Francisco Garcés, consejero de la Fundación Chilena del Pacífico. “La economía chilena es cada vez más dependiente de Asia Pacífico, y en el futuro va a ser incluso más dependiente en el campo de las inversiones, especialmente de China, que están empezando a llegar cada vez con más intensidad, y por otra parte en materia digital, cada vez vamos a ser más dependientes y más conectados con Asia Pacífico, de manera que estar ahí es muy importante”.

De hecho, agregó Alberto Salas, presidente de la Fundación Chilena del Pacífico, así como se habla de la necesidad de millonarias inversiones en infraestructura en general, en obras como caminos y hospitales, “también va a ser absolutamente necesario una infraestructura digital. Y este tema va a salir con más fuerza, porque sin eso no vamos a ser capaces de avanzar en los temas que estamos hablando. Además, necesitamos un frame, una estructura de una capacidad de comunicación para que todo esto funcione”.

Un encuentro menos elitista
Asimismo, explicó Loreto Leyton, directora ejecutiva de Fundación Chilena del Pacífico, buscan que la APEC y el CEO Summit no sea visto como un encuentro de élites, sino que algo que el ciudadano común y corriente sienta que es importante y parte de las decisiones de su propio país. “Queremos hacer de esto un proceso inclusivo”, apuntó.

“Tenemos que ver la forma de que la gente se sienta parte de esto, porque acá hay una oportunidad también de escuchar y poder interactuar con estos líderes. Y tenemos que ver, a través de las redes sociales, cómo la gente pueda levantar preguntas y de incluirlas en algún encuentro, para que no solamente sea un evento elitista, sino que le permita a cualquier persona poder expresar sus inquietudes”, aseguró Von Appen.

“Se puede hacer también un foro de emprendedores en el contexto de APEC. Y también se puede hacer una reunión de startups o una combinada con emprendedores”, propuso Garcés.